1/8

Concurso de proyectos con intervención de jurado para la construcción de un centro sociocultural sobre los restos del antiguo mercado municipal de abastos de Reinosa. 2013.

 

Arquitectos: Luis Pancorbo, Inés Martín Robles.

Status: concurso

Cliente: Ayuntamiento de Reinosa-COAM

Premios:  -

 

Mnemo

 

La práctica de la intervención dentro de entornos urbanos consolidados supone, no sólo la construcción de un nuevo edificio, sino la revelación de  lo que la memoria del sitio encierra para conformar un nuevo lugar con identidad propia. Trabajando desde una postura contraria a la nostalgia y al mimetismo, intentamos utilizar lo existente y la arquitectura tradicional del lugar descubriendo lo que en ella hay de contemporáneo.

 

Partimos de la arquitectura de galerías acristaladas omnipresente en la población y proponemos un edificio ligero y transparente por medio de un estructura de pies derechos de madera pintada de blanco,  con entrepaños de tableros de madera contralaminada para exteriores de gran tamaño.

 

Esta estrategia estructural de muchos apoyos ligeros nos permite una cimentación somera y poco agresiva, además de habilitar la posibilidad de reversibilidad de la actuación en el tiempo sin necesidad de demoliciones, sino simplemente desmontándola. El edificio se posa sobre la plataforma existente del antiguo mercado, que intentaremos, de modo similar a lo realizado por Alison y Peter Smithson en su pabellón de Wiltshire, mantener los solados interiores que estén en buen estado para la pavimentación de la nueva plaza. Los que no estén en condiciones se repondrán o convertirán en zonas verdes, pero siempre intentando reutilizar al máximo los materiales supervivientes al incendio y las antiguas trazas de la distribución de los puestos.

 

El edificio se divide en dos partes, que con forma de L confinan y caracterizan el nuevo espacio público y con sus diferentes alturas, dictadas por la necesidad de las cubiertas inclinadas, se adecuan a las escalas de los edificios adyacentes, siendo más alta la parte alineada con la calle Juan José Ruano, retranqueándose de la calle para producir un espacio de desahogo secundario para el centro socio-cultural a lo largo de esta vía.

 

El ala más baja, que cierra la nueva plaza hacia el noroeste y que contiene los usos más públicos, conforma junto con el muro de piedra ataluzado de la calle del Sol un límite de escala pequeña para el nuevo espacio público, que gracias a la planta baja acristalada y permeable del nuevo centro socio-cultural, se relaciona visualmente, sin perder el carácter de recinto, con los otros espacios urbanos existentes como los jardines posteriores del Teatro Principal.

 

Esta organización bipartita, con el acceso pasante en el gozne entre las partes, se traduce en un programa diferenciado: por un lado está el centro cultural y por otro las actividades vinculadas al vivero de empresas en planta 1 y una zona polivalente en planta baja que se podrá usar como coworking, mediateca, o cualquier uso compatible que dicte la futura actividad del centro. Esto permite unos horarios de apertura y uso diferenciados a las dos partes, permitiendo una mayor flexibilidad y simultaneidad de usos.