1/12

Concurso internacional equipamientos, diseño urbano y reestructuración del mercado de Barceló, plaza de Santa Bárbara y su entorno. Convocado por el Ayuntamiento de Madrid y el COAM. 2007

 

Arquitectos: Luis Pancorbo, Inés Martín Robles, José de Villar

Status: concurso

Cliente: COAM-Ayuntamiento de Madrid

Premios:  Segundo premio

 

 

Marceló

 

"Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi"Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Il gattopardo. 1957 

 

Al  enfrentarnos  a  un  tipo  de  actuación  tan  compleja,  variada  y  comprometida como esta, con un  programa tan diverso y en una zona tan  dispersa, hemos optado por una estrategia de  cautela y prudencia a la hora  de producir nuestra propuesta. Analizamos cada parte de  la actuación por  separado para desentrañar las virtudes existentes y resolver  los  problemas,  tratando de proponer una solución que unificara el criterio de todo el  ámbito  pero que a su vez se particularizara en cada zona para intentar mantener su  esencia pero mejorando su funcionamiento. 

 

Toda la propuesta se unifica con un "tema", en el sentido musical del término,  que se  repite en cada parte del ámbito, el cerramiento de todos los edificios,  que se resuelve  con una misma envolvente, un entramado  de tablas de  poliéster creado a partir de la  referencia de los palés y cajas de frutas. Un  cerramiento  que  resuelve  en  uno  los   requerimientos  de  seguridad,  transparencia y ligereza  de  los  edificios,  la cubierta como  fachada, la  protección solar de los vidrios y el problema de las pintadas (especialmente  grave en esta zona de Madrid). 

 

Este tema se repite, aunque de manera mas sutil en el pavimento propuesto  para la plaza de Santa Bárbara, que reproduce de manera simplificada el  despiece de las fachadas de poliéster en una trama de losas de granito, líneas  de recogida de agua pluvial y luces lineales empotradas en suelo y colgadas  de los árboles.

 

Una estrategia diametralmente opuesta a la espectacularidad arquitectónica de  edificios  manifiesto y  que  pretendemos mas cercana   a  la  sensibilidad de  actuaciones como la de la  plaza de Leon Aucoc de Lacaton y Vassal (1996) en  las que utilizan los mínimos medios  analizando  las necesidades reales del  espacio  a  remodelar  sin  dejarse  llevar  por  necesidades nuevas  superficiales añadidas por el proyectista.

 

Siguiendo estos criterios, para cada zona de la propuesta se ha elegido una  actuación con un grado de mayor o menor compromiso con lo existente. Así, en la plaza de Santa Bárbara, el impacto de la actuación es mínimo, debido  al gran valor de lo existente. En cambio los jardines del arquitecto rivera se  presentan en el otro extremo en cuanto a la validez del estado actual y al  grado de actuación. Se trata de un espacio degradado, lo que se refleja en sus  actuales niveles y condiciones de uso, por lo que se propone una remodelación  de mayor impacto.

 

En  cuanto a las actuaciones del  mercado-polideportivo-viviendas y de la  escuela infantil, se ha buscado la mayor claridad volumétrica posible para  ordenar la gran disparidad de  usos del programa exigido  por  las  bases  del concurso. Se han buscado los volúmenes netos  y  rotundos pero a la vez ligeros,  translucidos y permeables tanto a las vistas como a los flujos peatonales  (en el caso del mercado).

 

A   LA PLAZA DE SANTA BÁRBARA. 

 

La plaza se estructura como un clásico paseo arbolado, con  un gran valor intrínseco en  su actual configuración, aunque  estropeado  en parte  por la caótica  distribución de tráfico  rodado  y  un  extraordinariamente  variado  catálogo  de  pavimentos. Consideramos  que el valor principal de la plaza  está en su arbolado de gran porte, su  traza lineal de paseo  y su actual ambiente de terrazas y librerías. Por todo esto, proponemos  una actuación de mínimo impacto,  respetando  la  totalidad  de  los árboles  y  los  pequeños  pabellones existentes de la librería y el quiosco (que serán  rehabilitados).  El  tráfico  se  reestructura  extendiendo  la  calle  hortaleza hasta Alonso Martínez y  creando en el nuevo  lateral  peatonal otro paseo  con  el  mismo carácter que el  central.  

 

El pavimento  se  unifica,  utilizando  losas de granito gris de  acabado  flameado  o  abujardado  y  adoquín  de granito en  zonas  estanciales,  creando  una base neutra para la  zona.  Estas zonas estanciales  se reservan para distintos usos que  favorezcan la vida en la plaza, como son situación de terrazas  de cafeterías,  lugares de lectura bajo los árboles, situación  de puestos exteriores para las librerías, juegos infantiles, etc. El paseo de  la  plaza de  Santa Bárbara se continúa por el  nuevo tramo  peatonal de la  calle San Mateo  y  por  Mejía  Lequerica,   en  la que se amplían  las  aceras  y se plantan  árboles  en  alineación hasta  llegar  a la nueva  plaza  del  mercado.

 

La pavimentación  uniforme  se  ordena  por  medio  de líneas  perpendiculares  a  la  calle  resueltas con  piezas de menor  tamaño al resto. Estas líneas funcionan, unas como canaletas  de recogida de pluviales y otras  como  canaletas  eléctricas  registrables para la iluminación de la plaza.

 

La iluminación se realiza por medio de las farolas existentes y  se refuerza con una juego de luces de balizamiento y ambiente  lineales en suelo y otro que es su reflejo en la capa de la  copa de los árboles formada por luminarias lineales colgadas  de tensores anclados a las ramas. Se forman así dos planos  de iluminación en suelo y cielo que junto con la masa arbórea  sirven para formar un ambiente abovedado que refuerza la  linealidad del paseo.

 

El sistema de iluminación al nivel del suelo se propone mediante  luminarias  de leds tipo LL-Ledia de Hess, acabadas con vidrio  en masa de alta resistencia  apto incluso para trafico rodado,  que minimizan  el mantenimiento,  el  gasto  eléctrico así como  eliminan  los  problemas  de  falta  de  estanquidad  de  las  luminarias convencionales en suelos.

 

Las zonas ajardinadas forman un  tapiz de plantas tapizantes,  aromáticas, rastreras y zonas con adoquin en celosía, de fácil  mantenimiento y poca  necesidad de riego.  Estas  zonas sirven  para salvar los desniveles transversales que hay en la plaza  y en algunos casos forman un banco lineal en su borde. Los bancos se  forman  con paralepípedos de granito igual al  del pavimento,  reforzando  la uniformidad de este. Los bancos  se  asocian  a  alcorque  y  a las  zonas  ajardinadas  para  favorecer su situación bajo la copa de los árboles.

 

La actuación respecto al arbolado  existente  se limita a  la reposición de  ejemplares enfermos y plantación de nuevos árboles completando las alineaciones actuales. En la calle san  mateo  se  plantan  árboles  de  menor  porte como son los  árboles  de  judas,  debido a la menor  anchura de la vía. En  zonas estanciales se plantan árboles de sombra y  gran copa  (castaños de indias de floración blanca).

 

B   EL MERCADO Y EL POLIDEPORTIVO DE BARCELÓ.

 

El  mercado  se sitúa como una  continuación  de  la plaza.  Como los  zocos  árabes,  pretendemos alejarnos del concepto de centro comercial y acercarnos al de plaza  cubierta,  un espacio público que  una los distintos niveles de las  calles  adyacentes,  fomentando los recorridos a través suyo y que sea permeable a la luz y las vistas, que  sea en resumidas cuentas una parte de la calle pero resguardada de la intemperie y con una luz tamizada. 

 

A la plaza del mercado se abren locales de restauración con sus terrazas y pequeñas  tiendas, que la doten de la vida y el ambiente necesarios. Se plantan árboles de gran  porte, de hoja caduca para ofrecer sombra y protección de la lluvia, que funcionan  como zona de transición al espacio interior del mercado que tiene el carácter de un  enorme "sombrajo de cañizo".

 

Se unifican en una sola pieza los usos de mercado, centro comercial y polideportivo,  situando el bloque de viviendas encima, formando un "fondo de escena" de la plaza del  mercado.  Toda la actuación  está  homogeneizada por cerramiento de tablas de poliéster,  tanto en  fachadas como en cubiertas. Creemos que la solución del bloque residencial integrado en  el conjunto (aunque de uso totalmente independiente) es fundamental para el éxito de la  propuesta.

 

Tanto el mercado como el polideportivo aprovechan el desnivel entre las calles Barceló  y Beneficencia para producir accesos a dos niveles y crear circulaciones fluidas entre  las calles, tal como ocurre en el actual  edificio del mercado. Con esto,  resultan unas secciones  escalonadas con vistas y entradas de luz cruzadas. En el polideportivo se aprovecha el desnivel  para  introducir  la piscina climatizada sin  perjudicar a la planta sótano de carga, descarga y almacenamiento del mercado.

 

La estructura es única para los dos usos y permite el paso de la luz tamizada a través  de la cubierta.  Se resuelve con unas grandes vigas y  losas de hormigón a dos niveles  para  producir lucernarios  laterales.  Entre las vigas de gran canto se desarrolla el  programa  de  centro comercial no alimentario  que  servirá  para fomentar el uso del  mercado. Esta zona puede tener acceso fuera del horario de mercado gracias a la disposición de las escaleras, en un núcleo único alargado de fachada a fachada

 

El esquema  de distribución del mercado es deliberadamente  sencillo  y ortogonal para  mejorar la orientación y aclarar las circulaciones, a la vez que se optimiza el espacio  libre y el funcionamiento de los puestos de venta. Los puestos de venta del mercado se realizan con unas cajas traslucidas de policarbonato lechoso, se cierran totalmente por medio de paneles de apertura de guillotina.

 

Los aparcamientos se resuelven respetando las recomendaciones en cuanto a entradas diferenciadas que se daban en las bases del concurso. Tiene el acceso de vehículos del aparcamiento de residentes y clientes en el principio de la calle beneficencia y el acceso de carga y descarga del mercado se realiza desde la calle Mejia Lequerica.  El aparcamiento de carga y descarga del mercado, así como el cantón de limpieza, las basuras, las cámaras y almacenes de los puestos se sitúan en sótano 1. Los aparcamientos de clientes y residentes ocupan las plantas sótanos 2 y 3.